El pasado día 9, tuvimos la gran ocasión de realizar la primera Jornada Vocacional del curso. Un día de encuentro de los jóvenes del arciprestazgo del Val Miñor, con el Señor.

La jornada comenzaba con una muy bien ambientada bienvenida llena de alegría con juegos y algún que otro baile, con los que los más jóvenes se pudieron conocer entre ellos y activarse ya de mañana. A continuación, tuvieron un rato de oración centrado en el tema que englobaba toda la convivencia “la vocación cristiana”, donde se nos dio a conocer a Jesús como aquel que actúa y esta presente en toda nuestra vida, en todo lo que hacemos y al que debemos dar gracias por todo lo que tenemos.

Con el tema de la vocación cristiana, se trató de hacer ver, a los participantes, que en nuestra vida como cristianos son llamados a la misión. Esta misión comienza con la vida y se concreta por medio del bautismo. Luego, a lo largo de nuestra vida, podemos concretar esa llamada en las distintas vocaciones (matrimonio, sacerdocio, vida consagrada, vida laical).

Para el desarrollo del tema, se contó con diversos testimonios de las distintas vocaciones. Un sacerdote, dos religiosas y un matrimonio fueron los invitados, los que contando su vocación y recibiendo preguntas, los niños pudieron comprender que es algo que esta al alcance de todos.

Una jornada llena de vida, de alegría e intensa para tratar de conocer lo que es la vida cristiana en el mundo y como hemos de concretarla con el sentido de misión. Damos las gracias a todos los que pusieron su granito de arena, para que este día fuera posible y ponemos la fuerza en las siguientes jornadas que haya a lo largo de la diócesis y centrado nuestra mirada en el próximo 14 de marzo en el Seminario Mayor con la Jornada vocacional diocesana.